huellas al majestuoso sol

*402*

miércoles, 20 de enero de 2010




para que hablar cuando las miradas sobran,
para que sentir que volamos si en verda seguimos pisando tierra, para que vivir si vivir a veces es morir, para que comprender lo incomprendido, sistema minetizado, voluntad desvariada por las cosas que no ame cuando debi amar, por hablar demas, mentir y hasta no sentir por no buscar esa manzana que olvide debajo de la cama y aquellas monedas de sol y centimos que fielmente la acompañan meses dias y horas, por perder las llaves y no poder timbrar, por siempre buscar lo que ya esta perdido lo que nunca regresara lo que sin medida ni duda finalmente se evaporara por completo.

4 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

El para qué de todo eso es lo que llamamos vida. Un gran beso.

JUAN JES dijo...

Buena fórmula, mezclar la voluntad con bastante disciplina y suficiente libertad, luego agregar una hoja de yerbabuena y tres gotas de instinto, dejar que enfríe para el tiempo y el azar lo escarchen.

Basurero Usurero dijo...

No digo que Perú tiene unas bellezas naturales impresionantes, flaca que bella que eres ya está demás repetirlo; por otro lado no calificaría a Lima de "La Horrible" sin de "La Gris", que te puedo decir amo al Perú y sus bellezas. Suerte.
¡Viva el Perú, carajo!

Nómada planetario dijo...

Hay infinidad de gestos, de actos que realizamos sin tener claro el fin último. Mejor dejarse llevar.
Saludos.